Noticias | El Económico

Las Balears de las tres velocidades

|

Imagen de archivo del ambiente de una terraza en es Mercadal.

28-06-2018 | Josep Bagur Gomila

La economía balear mantiene su dinamismo en 2018 aunque las diferencias entre islas se mantienen. A pesar de llevar ya cinco años en positivo y tres en una senda expansiva con crecimientos del PIB superiores al 3%, el Archipiélago no consigue homogeneizar el crecimiento, con las Pitiüses a la cabeza, Mallorca a continuación y Menorca más rezagada. Eivissa y Formentera ganan peso año tras año en la economía balear.

El incremento de matriculaciones y la demanda energética en Menorca son menores que las otras islas y pierde turistas en comparación con el año pasado. Todo ello la sitúan como la isla menos aventajada y con un menor aprovechamiento de la recuperación económica, aunque crece a un ritmo superior a los dos puntos porcentuales.

CRECIMIENTO DEL PIB. Balears acumula tres años de gran dinamismo económico. El año pasado el crecimiento del Producto Interior Bruto se situó, según el Govern, en el 3,8% (fue del 4,1% en 2016 y del 3% en 2015). Sin embargo, las diferencias entre islas son notables. Las Pitiüses crecieron el año pasado un 4%, un punto más que Menorca. La brecha se agrandó respecto a 2016, cuando la diferencia fue de seis décimas.
Esta circunstancia se da al mismo tiempo que se produce una moderación del crecimiento en 2017 que continúa este 2018. De hecho, en el primer trimestre la economía del Archipiélago (Valor Añadido Bruto o VAB) creció en el primer trimestre un 3,1%, un punto menos que un año antes.

A pesar de la ralentización, el Govern señala que Balears (3,1%) sigue creciendo más que el conjunto de España (3%) y que la zona euro (2,5%).

Menorca crece menos que el resto de las islas. En este sentido, no ha habido un proceso de convergencia o catching up durante estos años de ciclo de bonanza. Es decir, no ha conseguido reducir la distancia en crecimiento que lo separan de las Pitiüses. Menorca no ha rentabilizado el turismo como las otras islas. Las principales variables económicas de la isla crecen, pero menos que en Mallorca y las Pitiüses. De manera que año tras año, Eivissa y Formentera ganan peso en la economía balear y Menorca lo pierde.

En el primer trimestre Menorca ha crecido un 2,2%, el más bajo de Balears y cinco décimas menos que en el cuarto trimestre de 2017. Aun así, el nivel de producción de la isla es un 6% superior al nivel de 2008.

Los datos de VAB -la actividad económica sin contabilizar los impuestos- confirman que 2015 fue el punto de inflexión en el que Menorca pasó de crecer más que Mallorca a crecer menos y posicionarse en último lugar, con una brecha que se agranda año tras año.
En 2013 Balears registró un incremento de su actividad, y creció un 0,3%, frente una caída del VAB del 1,7% a nivel estatal. Ese año, Menorca creció un 0,4% y Mallorca solo un 0,2%. Las Pitiüses lideraron con un 1,1%. En 2014 Menorca creció una décima más que Mallorca, y en 2015 ambas islas registraron un crecimiento del 2,9%. A partir de 2016, Menorca crece a buen ritmo, pero menos que las demás islas: un 3,7% en 2016 (Mallorca un 4,1% y las Pitiüses un 4,3%) y un 3% en 2017 (3,8% en Mallorca y 4% en las Pitiüses).

El Govern es optimista, pese a que deja constancia de las diferencias notables de crecimiento entre islas. “Aunque la cifra -un 2,2% de crecimiento interanual en el primer trimestre en Menorca- representa cinco décimas menos que en el trimestre precedente y es el más bajo del Archipiélago, enlaza más de tres años con tasas superiores a los dos puntos porcentuales. Los indicadores del mercado laboral de la isla mantienen el sentido positivo en los primeros meses. Se dan subidas en el número de horas trabajadas, a la vez que caen las cifras de paro registrado”, señalan.

Por su parte, las Pitiüses continúan siendo la locomotora de Balears. Fueron la región menos afectada por la crisis económica y donde más ha despuntado la producción durante la fase de recuperación, siendo las islas más dinámicas. En el primer trimestre crecieron un 3,7%, un punto y medio más que Menorca. Además, Eivissa es la única isla cuyo crecimiento no se modera, ya que mantiene el mismo incremento del cuarto trimestre. Respecto al nivel de actividad de 2008, ya se ha superado casi un 20% en términos reales.

En cuanto a Mallorca, presenta en el primer trimestre de 2018 el mismo crecimiento que el conjunto de Balears. Son tres décimas menos que en el anterior trimestre, de manera que se ralentiza el crecimiento, como también sucede en Europa y a escala mundial.

Por sectores, en el primer trimestre la construcción lidera el crecimiento en Balears, con un incremento de la actividad del 3,6%, seguida de los servicios (3,1%) y la industria se queda en el 1,6%. Respecto al cuarto trimestre de 2017, se mantiene el ritmo de crecimiento de la construcción, pero la industria se deja tres décimas y los servicios, cuatro.

VARIABLES DE DEMANDA. Durante el primer semestre, la matriculación de vehículos en Balears se ha incrementado un 4,20%, pero de manera desigual entre islas. En Eivissa se ha incrementado un 13,4%, en Formentera un 5,70%, en Mallorca solo un 3,1% y en Menorca se ha quedado en el 1,2%.

La demanda de energía eléctrica cayó en junio respecto a un año antes, coincidiendo con una época con más precipitaciones de lo normal. En conjunto, en Balears el consumo disminuyó un 7,89%. El consumo eléctrico bajó ligeramente más en Menorca (-9,34%), frente a una bajada del 8,25% en Mallorca, 6,1% en Formentera y 5,56% en Eivissa.
En cuanto a la demanda eléctrica acumulada anual, se apunta un crecimiento del 3,46% en Balears, a diferentes ritmos: 4,70% en Formentera, 4,29% en Eivissa, 3,63% en Mallorca, y 0,19% en Menorca.

La compraventa de viviendas ha bajado un 1,19% en Balears, hasta las 6.736 entre enero y mayo frente al mismo periodo de 2017. Sin embargo, Menorca es la excepción con un incremento del 11,57%, frente a una bajada del 3,22% en Mallorca y del 0,34% en las Pitiüses.

La concesión de hipotecas presenta una tendencia similar. El número de hipotecas concedidas entre enero y mayo se ha incrementado un 5,74% hasta las 6.683 en el Archipiélago, presentando el mayor incremento en Menorca (20,04%), seguido de Eivissa y Formentera (19,66%) y Mallorca en último lugar (1,60%). Sin embargo, el importe acumulado de las fincas, que se incrementa un 31,25% en su conjunto hasta los 415,9 millones, se duplica en las Pitiüses (105,32%) mientras que crece a buen ritmo en Mallorca (15,13%) y Menorca (24,65%).

EMPLEO. La evolución del empleo también refiere buena muestra del diferente dinamismo de cada una de las islas. En términos generales, nunca antes había habido tanta gente trabajando en Balears y el desempleo sigue bajando, aunque no tanto como años atrás. En junio se contabilizaban 574.026 afiliados a la Seguridad Social y 36.587 parados, situándose por debajo de los niveles de 2008.

La afiliación a la Seguridad Social se incrementó un 4,03% en junio, menos que un año antes, cuando lo hizo un 5,33%. En ambos años es en Menorca donde el incremento del número de trabajadores ha sido menor (3,65% en 2017 y 3,28% en 2018), mientras que Mallorca lideró el año pasado (5,65%) y Formentera lo hizo este (5,51%).

Por lo que respecta al paro registrado, entre diciembre de 2017 y junio de 2018 las Pitiüses registran la mayor disminución del desempleo (-61,16%), seguida de Menorca (-55,10%) y finalmente Mallorca (-37,53%). Ya fue así en el mismo periodo de un año antes. Si se compara junio de este año con junio de 2017, la mayor reducción se encuentra en Menorca. Sin embargo, no es una noticia necesariamente positiva ya que podría deberse a que el sector turístico llama a los fijos discontinuos en ese mes, mientras que en el resto del territorio empiezan a trabajar antes. El Govern también lo achaca a la transformación de empleo temporal en indefinido.

En este sentido también van los datos de contratación: en junio se registraron en Balears 59.041 nuevos contratos, un 8,4% menos que hace un año. Se produce una caída en todas las islas excepto en Menorca, donde aumentan un 1,7%.

TURISMO. Es en el turismo donde más claramente se observan las diferencias entre islas. Menorca no genera el mismo rendimiento a nivel turístico que el resto. La quiebra de Monarch en octubre del año pasado supuso que la isla perdió la conexión aérea con Londres este invierno.

Un total de 6.585.166 turistas ha llegado a las Islas durante el primer semestre. A pesar de los temores que despertaba la recuperación de destinos como Turquía o Túnez y el empuje de Grecia, el número de turistas se ha incrementado un 1,50%. Sin embargo, las Pitiüses son de nuevo la región que más capitaliza este incremento (+2,94%), seguidas de Mallorca (1,53%), mientras que para Menorca está siendo un año de retroceso en el número de visitantes. Hasta junio perdían un 2,31% de turistas.

El Govern explica que Menorca “ha notado” el descenso de la afluencia del turismo británico, que ha sido compensado en parte por el turismo doméstico. Entre enero y mayo, la isla acumulaba una pérdida de pasajeros del 0,7%.

El gasto turístico y la rentabilidad hotelera en Menorca son inferiores al resto de las islas. El gasto por turista y día ascendió entre enero y mayo a 120,55 euros en Menorca, 142,62 euros en Mallorca y 143,45 euros en las Pitiüses. Cabe destacar que este dato no se refiere a cuánto dinero dejan los visitantes en el lugar que visitan, sino al desembolso total de su viaje incluyendo el coste del transporte aéreo, desplazamientos, ocio, etc. Asimismo, durante los cinco primeros meses del año el gasto total por turista ha sido de 889 en Mallorca, de 744,16 euros en las Pitiüses y de 728 euros en Menorca.

Es necesario tener en cuenta que los datos en temporada baja difieren mucho de los meses de verano, tanto de gasto por persona y día como de estancia media, y tampoco es comparable la oferta de una isla como Menorca a la de las Pitiüses. Menorca registró la menor estancia media de Balears en marzo (3,05 días) y abril (3,36 días) -no hay datos para enero y febrero-, mientras que en junio fue la mayor (6,22 días).

El ingreso por habitación disponible (RevPar) tiene en cuenta tanto el precio al que se vende cada habitación como la ocupación. Pues bien, en el mes de junio fue de 84 euros en Mallorca (+3,29%), 85,40 euros en Menorca (+13,21%) y de 110,30 euros en Eivissa y Formentera (+3,12%). Es decir, que se ha producido un aumento significativo en Menorca en ese mes. Sin embargo, a más largo plazo los datos indican que Menorca no aprovecha tan bien la coyuntura turística como el resto de islas.

Los ingresos por habitación disponible en el año 2008 eran muy similares entre islas en datos anuales, con la paradoja de que Menorca gozaba de la mayor rentabilidad hotelera: 46,10 euros en Mallorca en dato anual, 49,70 en Menorca y 45,90 en las Pitiüses.

Nueve años después, se han producido grandes cambios en la industria y Menorca ha quedado rezagada. En nueve años, el RevPar ha crecido solo un 48,89% en Menorca, mientras que Mallorca se ha anotado un 63,99% y en las Pitiüses la rentabilidad se ha más que duplicado con un incremento del 121,57%.

CONFIANZA EMPRESARIAL. La percepción de los empresarios sobre la macha actual y futura de su negocio también refleja la desconfianza de los menorquines en el presente y en el futuro, en comparación con el resto de las islas y dentro de la coyuntura favorable.
La confianza empresarial en los últimos años ha bajado en Balears y en todo el país, ya que al vivir periodos de expansión, crecimiento y cifras de récord en el sector turístico, baja la esperanza de que el futuro sea mejor. El indicador de Confianza Empresarial Armonizado en España bajó un 0,51% en términos interanuales para el tercer trimestre, y la caída ha sido del 4,35% en las Islas.

En este contexto, Menorca es la isla que presenta peores resultados, ya que la variación interanual disminyó un 5,34%. En Mallorca cayó un 4,85% y en las Pitiüses, un 2,26%.
Los empresarios menorquines han valorado peor que los mallorquines, ibicencos y formenterenses tanto la situación actual del segundo trimestre que ha acabado como las perspectivas para el tercer trimestre.

A pesar de que una mayoría de empresarios de las Islas (61,9%) considera estable la marcha del negocio en el trimestre que acabó, fue en Menorca donde se registraron más respuestas contestando que la situación es desfavorable (20,5%, frente al 13,8% en Mallorca y el 13,6% en las Pitiüses). Lo mismo pasó en la pregunta sobre la valoración de la marcha del negocio en el trimestre entrante: un 14,1% la consideraban desfavorable en Menorca, frente al 13,6% de empresarios de Mallorca y el 9,9% de los pitiusos.

Relacionado
Lo + visto