Pitiusas | Ibiza

«Nuestras serpientes no son venenosas»

Según el experto Alejandro Macías el número de estos animales apenas ha aumentado este año en la zona norte

| Ibiza |

El experto Alejandro Macías.

DANIEL ESPINOSA

Hace unas semanas, la aparición de una serpiente saliendo del mar en la playa de Talamanca alertó a buena parte de la isla de Ibiza. Rápidamente la imagen se hizo viral y se compartió en todas las redes sociales creando un alto nivel de alarma. Además, empezaron a surgir comentarios de vecinos de distintas zonas asegurando que habían visto serpientes cerca de sus viviendas y corrió el rumor de había muchos más ejemplares que en años anteriores.

Algo que no es cierto. Ayer, Alejandro Macías, el experto contratado hace cuatro años por la delegación de Ibiza de la Federación Balear de Caza y el Consell d?Eivissa, aseguró a Periódico de Ibiza y Formentera que del 1 de abril al 5 de mayo de 2020, sólo ha capturado diez serpientes más que en el mismo período de 2019. «Me sorprende mucho la alarma que se ha generado estos días, sin pararme de sonar el teléfono, porque realmente según datos contrastados por mí el año pasado capturamos 237 serpientes y este año 247».

Foto: Daniel Espinosa.

Además, según datos ofrecidos por la Federación de Caza Balear y el Consorcio para la Recuperación de la Fauna de las Islas Baleares (COFIB), desde abril a finales de agosto de 2019 Macías capturó unas 800. Este 2020, según sus estimaciones, la cantidad puede que sea menor. «Por lo que yo veo en el día a día y por todo el trabajo que se ha ido haciendo durante estos cuatro años para desgastar a la población, al principio cogía cuatro o cinco en la misma trampa y ahora una o dos como mucho e incluso ninguna».

Cuarta temporada
Alejandro Macías empezó a trabajar hace cuatro años después de que se creara su plaza tras un convenio entre el Consell d?Eivissa y la delegación ibicenca de la Federación Balear de Caza. Durante buena parte del año se dedica a colocar trampas, a recoger las serpientes que caen en ellas y a atender las muchas llamadas que recibe de particulares de toda la isla, fundamentalmente en la zona norte y este.

En otras zonas de Ibiza y también en la isla de Formentera, trabajan otros expertos del Consorcio para la Recuperación de la Fauna de las Islas Baleares (COFIB).

Foto: Daniel Espinosa.

Sin embargo el trabajo de este joven que no llega a los treinta años está resultando clave para poder ir desgastando la población de serpientes en esta parte de la isla y conseguir que poco a poco vaya bajando el número. «Cuando empecé como no sabía muy bien donde podían estar las serpientes me guiaba por las llamadas que me hacían los vecinos a mi teléfono móvil y por las primeras que iba encontrando, pero después, en los siguientes años, ya coloco las trampas en lugares muy parecidos para poder desgastar las poblaciones y que la gente poco a poco se vaya quedando más tranquila».

Las trampas que Macías coloca son muy sencillas y de hecho, muchos vecinos de la zona donde trabaja ya han empezado a comprarlas o construirse las suyas en casa. Se trata, según explicó ayer y mostró a Periódico de Ibiza y Formentera de una caja de madera que tiene dos compartimentos distintos. En uno de ellos está el ratoncito que sirve de presa y que en ningún momento corre peligro. De hecho, Alejandro Macías, los alimenta cada semana, les cambia el agua y comprueba su estado de salud. El otro compartimento es el que está pensado para atrapar a la serpiente. Su funcionamiento es muy sencillo ya que tiene un agujero con una rendija que permite entrar pero no salir porque una vez que está el animal dentro hace tope.

Estas trampas están subvencionadas por parte del Ayuntamiento de Santa Eulària y se pueden comprar en la Cooperativa Agrícola del Municipio a un precio casi simbólico de 15 euros. Cada vez las compra más gente y las utilizan con más éxito, tal y como demuestran datos aportados por Macías en los que se muestra que del 1 de abril al 15 de mayo de 2020 los vecinos han capturado 117 serpientes por las 62 que se cogieron en el mismo período del año anterior.

Foto: Daniel Espinosa.

El experto del Consell explicó además que estas trampas se suelen colocar cerca de paredes de piedra, embalses, zonas donde hay abundante cantidad de leña, de poco paso o zonas de regadío y «siempre con la parte de la cara metálica puesta sobre la pared».
Después, si la gente tiene miedo de coger los ejemplares de serpientes atrapados, es Macías el que se de encarga de hacerlo para posteriormente clasificarlos. Sin embargo, del mantenimiento de la trampa se tiene que encargar el vecino que la ha colocado . «Mi teléfono siempre está disponible para dar información, resolver dudas y poder echar una mano en un momento puntual pero cada vez hay más trampas por toda la isla y no podría compaginar todo en mi día a día».

«No son peligrosas»
Por su amplia experiencia, a pesar de su juventud, Macías es uno de los mayores expertos de las Pitiusas y una voz autorizada para tranquilizar a la población sobre el tema de las serpientes. «En Ibiza fundamentalmente hay dos tipos, la culebra de herradura con una forma estilizada, cola larga y delgada y cabeza puntiaguda y muy diferenciada del tronco, y la culebra de escalera, de cuerpo robusto, cola relativamente corta, cabeza pequeña y poco prominente, y morro agudo, y ninguna de ellas es venenosa», aseguró ayer Macías a Periódico de Ibiza y Formentera mientras cogía una de ellas en la mano en una de sus trampas.

Por ello, el experto lanzó un mensaje de calma a la población de Ibiza. «Si vemos una en el campo tenemos que estar tranquilos y no tenerles miedo porque son totalmente inofensivas y por lo general, al ver un humano, ellas acabarán huyendo porque tendrán más miedo que nosotros».

Además, en el caso muy hipotético de que alguna de ellas nos mordiera, «no tenemos que perder la calma y porque para curar la herida únicamente hará falta un poco de agua y jabón».

EL APUNTE

Consejos para los ciudadanos

Alejandro Macías aconseja a los ciudadanos colocar trampas en las zonas donde hayan visto serpientes para coger las mayores posibles de mayo a junio, su período de mayor actividad. Las trampas se pueden comprar en la Cooperativa Municipal de Santa Eulària donde están subvencionadas al precio de 15 euros. Hay que colocarlas en zonas de poco paso, cerca de paredes de piedra, embalses, leña o regadío y siempre con la parte metálica hacia la pared. Al ratoncito hay que alimentarle y cambiarle el agua una vez a la semana y cuando se tenga capturada una serpiente, para clasificarla convenientemente, hay que llamar al 686905930 y preguntar por Alejandro Macías.

Relacionado

Lo + visto